Sanidad pública para todos

¡SANIDAD PÚBLICA PARA TODOS!

La Ley 15/97 sentó las bases para la gestión privada de los centros hospitalarios públicos. Las empresas como ASISA, SANITAS Y CAPIO no van a primar nuestra salud; van a primar la gestión y sacar el máximo provecho posible de ella.

La Sanidad Pública no es gratuita. La pagamos entre todos con nuestros impuestos. Da igual cómo lo llamen, el copago y el ticket moderador constituyen una doble imposición y rompen el principio de equidad y solidaridad. Respecto al copago, se compara a España con los países de nuestro entorno, pero ni tenemos acceso a sus recursos (por ejemplo, la odontología en el Servicio Nacional de Salud) ni sus salarios. Y se nos oculta información: por ejemplo, que los fármacos esenciales son gratuitos o que las personas de rentas bajas no pagan los medicamentos.

Si la Sanidad Pública es universal, ¿por qué se desactivan las tarjetas sanitarias a gente desamparada? Parece ser que si no trabajas y no cotizas, no existes. No sólo está en juego nuestra salud, sino nuestro sentido de sociedad.

La Coordinadora Anti-Privatización de la Sanidad Pública de Madrid (CAS) ha propuesto, entre otras cosas, “el desarrollo de una industria farmacéutica pública básica, una central de compras para farmacia y el resto de materiales, la distribución de los medicamentos más prescritos desde los propios centros sanitarios, la potenciación de la investigación y formación continuada dentro del sector público y no mediante las empresas multinacionales y farmacéuticas”.

Luego están las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales. El objetivo de la patronal es que los trabajadores acudan a la Mutua tanto para contingencias profesionales como para las comunes, algo que consideramos un despropósito tanto social como sanitario. Son demasiado frecuentes los casos de alta prematura a los trabajadores de baja por accidente laboral. Por último, se declaran enfermedades profesionales como comunes con el objetivo de que sea la Seguridad Social, y no las Mutuas, el organismo que se ocupa de las mismas. Entre 2000 y 2008 sólo se declaró 9 casos de enfermedad profesional en España.

Por último, la salud no depende solamente de los factores que conocemos como sanitarios; depende en mucha mayor medida de factores sociales, económicos, laborales y medioambientales, sobre los que se puede actuar con medidas sociopolíticas. Queremos que se tenga en cuenta estos factores y que las terapias sean preventivas y no sólo curativas.

Por todo esto, decimos:

¡HOSPITALES PÚBLICOS DE GESTIÓN PÚBLICA, PARTICIPATIVA Y TRANSPARENTE!

¡NO AL COPAGO! ¡SÍ AL SISTEMA PÚBLICO DE SALUD UNIVERSAL, SOLIDARIO Y DE REPARTO!

¡NO HAY CLASES DE CIUDADANO, EN LA SANIDAD TAMPOCO!

Asamblea Popular de Aravaca 15M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *